Ruta por la Navarra Media… (noviembre-2012)

… y de propina, Numancia

1101 1308 Mundochurrillo en Eunate [1318]

INTRODUCCIÓN

  Santa María de Eunate. Esa fue la excusa para hacer este viaje. Descubrir esa iglesia tan peculiar en una publicación unos meses atrás, me produjo tales ganas de conocerla de cerca que, a la primera ocasión que se presentó, allí nos plantamos. Al fin y al cabo, cualquier excusa es buena para volver a Navarra, donde he pasado mucho tiempo durante los últimos veinte años, casi siempre por motivos laborales. Me encanta esta tierra, y ya que teníamos unos cuantos días por delante, planifiqué una ruta con mucha piedra a la vista por la parte central de la comunidad, conocida como Navarra Media, una zona con abundancia de fortalezas, iglesias, monasterios, etc. Muchas de estas construcciones nacidas al amparo del Camino de Santiago, que recorre esta zona de Navarra. A continuación podéis leer el resumen de este viaje.

jueves, 1

Santa María de Eunate – Puente la Reina – Monasterio de Irache

1101 1122 Huevo frito en La Ribera  Salimos de casa a las 8:05 de la mañana rumbo a Eunate, pero con la primera escala bien definida en el libro de ruta. Sería el Asador La Ribera, en Cintruénigo, ya en Navarra, para almorzar unos buenos huevos fritos con chistorra, acompañados de vino con gaseosa, como se hace por aquí. Irene, por supuesto, también se zampa su huevo con patatas, como es de ley. Conviene adaptarse al medio cuanto antes. Una vez llena la panza, ya no paramos hasta llegar a nuestro destino principal.

  La iglesia de Santa María de Eunate se encuentra solitaria en medio del campo, a un lado de la carretera NA-601. Aunque pertenece a la localidad de Muruzábal, está separada unos dos kilómetros de este pueblo. Es una construcción románica realmente peculiar, ya que a su planta octogonal, casi única en España, se suma la galería que rodea todo su exterior de arcos y que le dan un aspecto distinto a cualquier otra iglesia. Esta arcada también tiene forma octogonal, al igual que el muro que rodea el exterior de todo el conjunto.

   eunate_plano     1101 1311 Santa María de Eunate [1314]

  A pesar de que en vasco, Eunate significa “cien puertas”, la cantidad de arcos que forman el pórtico se queda en treintaitrés. En uno de sus ocho lados, a la iglesia se le adosa una torre, y en otro, un ábside pentagonal con el tejado rodeado de canecillos con caras humanas. Lamentablemente, la iglesia está cerrada y no podemos verla por dentro, aunque lo más interesante está en el exterior. La belleza de la iglesia y la tranquilidad del lugar invitan a un rato de contemplación antes de seguir viaje.

1101 1307 Santa María de Eunate   1101 1313 Santa María de Eunate [1308]  

                  1101 1310 Canecillos en Eunate   1101 1319 Capiteles del claustro exento. Eunate [1322]

  Cinco kilómetros más adelante, llegamos a Puente la Reina, hito importante en el Camino de Santiago, por ser el lugar donde se juntan dos de sus ramas, la navarra procedente de Roncesvalles, y la aragonesa procedente de Jaca. Atravesamos el pueblo caminando por la calle Mayor, dejando a la derecha la iglesia de Santiago, cerrada, y al otro la plaza de Mena, que hace las veces de plaza mayor.

         1101 1421 Calle Mayor en Puente la Reina     1101 1431 Puente la Reina

  La calle desemboca en el puente románico que da nombre a la localidad. Millones de peregrinos a lo largo de los siglos habrán cruzado el río Arga por este puente, quizás por eso el entorno me defrauda un poco; me lo esperaba de otra forma, en un ambiente digamos más románico, pero a un lado hay una carretera y al otro unas casas feas. Desde el más moderno puente que soporta la carretera NA-1110 que une Pamplona con Estella, se puede contemplar perfectamente la silueta del puente románico, con sus cinco arcos visibles (hay dos más enterrados).

1101 1438 Puente la Reina

  Después de ver el puente vamos con Irene a un parque que hay al lado, pero empieza a chispear y decidimos seguir camino hasta Estella. A pesar de ser junto a Tafalla la localidad principal de toda esta comarca, y tener unas cuantas cosas que ver, no vamos a detenernos allí nada más que para comer unos bocatas en el bar Amaya. Es una lástima que, por ser festivo, hoy no hayamos podido visitar el mercado que se celebra en Estella todos los jueves, porque esto sí que habría sido otro de los puntos fundamentales del viaje.

          1101 1705 Torre herreriana y pórtico   1101 1653 Monasterio de Irache. Capilla Mayor

  Volvemos al coche, y chispeando de nuevo, nos acercamos al Monasterio de Irache, donde recorremos a nuestra bola la iglesia románica y el claustro plateresco, comunicados por la llamada Puerta Preciosa. La torre campanario, para completar la mezcla de estilos, es herreriana, como el edificio adosado al templo, que acogió una universidad.

  1101 1655 Puerta Preciosa, siglo XVI 1101 1659 Monasterio de Irache. Fuente del claustro 1101 1700 Monasterio de Irache. Las chicas en el claustro

  Justo al lado del Monasterio están las Bodegas Irache, en cuyo exterior se encuentra una fuente con dos grifos, uno de agua y el otro de vino, alivio de peregrinos sedientos o con ganas de darse una alegría después de las fatigas del camino. Echo un traguito de zumo de uva y para el coche corriendo, que empieza a llover.

             1101 1714 Fuente del vino en Irache            1101 1715 Traguito de vino...

  Decidimos irnos ya hacia nuestra base de operaciones para este viaje, el Hotel Rural El Castillo, en Larraga, un pueblo situado en un alto, y en el que no hay nada especial que ver. El hotel, un poco aislado en lo alto del pueblo, frente al depósito del agua, y en obras de ampliación, da cierta sensación de Bates Motel. Nos encontramos la habitación con la calefacción a tope. No hay ningún lujo, pero está bien. Servicio con plato de ducha y pequeño lavabo. Desde la terraza hay unas magníficas vistas panorámicas a los alrededores.

   1103 1627 Hotel El Castillo 1103 1005 Larraga 1102 2242 Hotel El castillo

  Intentamos cenar en El poste, un sitio que hemos visto en la carretera en el desvío a Larraga, con buena pinta, pero están desbordados por el exceso de afluencia y no pueden atendernos, así que, después de un rato de espera infructuosa, nos vamos hasta Tafalla a buscar algo y acabamos entrando en un sitio llamado Las Torres y cenamos unos pinchos (13 €).

  De vuelta al hotel, vemos en la tele uno de los capítulos más memorables de la primera temporada de Pesadilla en la cocina, el dedicado al restaurante Da Vinci de Moraira.

viernes, 2

Foz de Lumbier – Monasterio de Leyre – Castillo de Javier – Pamplona

  Sin rencores por lo de anoche, bajamos a desayunar en El Poste (6,10 €). Bocatín de lomo y pimientos para mí y tostada con aceite para Marina. Los currelas lugareños a base de callos con huevo, manitas de cordero, ajoarriero y delicias por el estilo.

          1102 1206 Entre túneles       1102 1209 Río Irati. Al fondo, el Puente del Diablo

  Hoy vamos a la Foz de Lumbier, a una hora de camino hacia el este. Se trata de un cañón excavado en la roca caliza a lo largo de millones de años por las aguas del río Irati, que discurre entre paredes de considerable altura que en algún punto alcanzan los ciento cincuenta metros. El recorrido normal, de unos cuatro kilómetros, se hace por el camino que ocuparon las vías del primer tren eléctrico que circuló por España, y que funcionó entre 1911 y 1955 uniendo Pamplona con Sangüesa. Al final del recorrido, sobre el punto donde más se estrecha la foz, podemos ver lo (poco) que queda de lo que se conoce como Puente del Diablo. El nombre se debe a las variadas leyendas que le rodean. Lo único que parece cierto es que fue construido en el siglo XVI para facilitar el paso a los peregrinos de la vía aragonesa del Camino de Santiago, y que fue destruido a principios del XIX.

1102 1159 Entrada al primer tunel de la Foz de Lumbier 1102 1210 Lumbier 1102 1321 Irene en el túnel largo

  Dejamos el coche en el aparcamiento (cuesta 2 € todo el día). Hacemos la caminata bajo la amenaza de lluvia, pero por suerte no llegamos a mojarnos. En el recorrido hasta el Puente del Diablo se pasa por dos túneles excavados en la roca, sin iluminación, por los que circulaba el tren. No es imprescindible, pero viene bien llevar una linterna, porque en uno de los túneles, de más de doscientos metros de largo, se llega a perder la luz por completo y el suelo es algo irregular. Con el carro, Irene pasa bien los túneles. A lo largo del recorrido, nos sobrevuelan buitres, quebrantahuesos y otras aves protegidas, que anidan en los paredones de roca. No en vano Navarra posee la mayor colonia europea de buitre leonado.

1102 1327 Buscando buitres

  La caminata no es cansada porque en general es bastante llano y el escenario natural que nos acompaña compensa el esfuerzo. Al final del recorrido de ida se puede intentar llegar a lo que dejaron los franceses del Puente del Diablo después de volarlo durante la Guerra de la Independencia, pero hay que hacer un poco el cabra y voy yo solo a verlo.

              1102 1317 Aviso para navegantes        1102 1312 Lo que queda del Puente del Diablo

  De vuelta al coche, ponemos rumbo al Monasterio de Leyre. Por el camino, sorprendente hallazgo, el restaurante Latorre en el cruce de Liédena, con impresionante despliegue de platos en el menú. Me recuerda un poco al difunto Sancho el Fuerte de Ribaforada (al antiguo, que se derribó en 2004, donde tantas veces comí, cené y dormí en mis andanzas por la ribera). Cantidad y calidad proporcionales al precio (dos menús a 15,40 € más cafés, 32,18 €). Además, tuvieron detallitos con Irene, como ponerla un plato de patatas fritas, que no pedimos ni nos cobraron, pero que ella se comió de mil amores. Por cierto, tengo que decir que se lleva portando de maravilla lo que va de viaje.

1102 1534 Complejo Latorre en Liédena LATORRE 0 Menú 2012-11

LATORRE 1º Fideuá negra de mejillones y txopitos con alioli 2012-11  LATORRE 1º Macarrones con chistorra y tomate 2012-11  LATORRE 2º Conejo a la plancha con alioli 2012-11 LATORRE 2º Lomo de bacalao al pil-pil 2012-11  LATORRE P Requesón con miel 2012-11  LATORRE P Tarta manzana 2012-11

  Cuando llegamos al monasterio, nos toca esperar un ratillo a la primera visita guiada de la tarde (2,70 € por persona) . Estamos a los pies de la sierra de Leyre, en un entorno magnífico y relajante y al fondo se puede contemplar el gigantesco embalse de Yesa, ya en la provincia de Zaragoza, conocido como el Mar de los Pirineos por su enorme extensión.

        1102 1612 Los Martín en Leire     1102 1551 Pantano de Ayegui, el mar de los Pirineos

  El recorrido por el Monasterio de San Salvador de Leyre, que es su nombre completo, empieza por la cripta, que no es de enterramiento sino de cimentación. Se trata de otra de las maravillas del románico que veremos en este viaje; un bosque de bóvedas, columnas de poca altura que soportan enormes capiteles, todos ellos diferentes, donde apoyan los arcos y bóvedas sobre los que está construida parte de la iglesia, a la que pasamos a continuación, destacando la nave central románica construida en el siglo XII.

1102 1622 Monasterio de Leire. Cripta  1102 1623 Cripta de Leire  1102 1624 Monasterio de Leire. Cripta

  En una reforma en el siglo XVI, se construyó la bóveda actual en estilo gótico. En el exterior se puede ver el pórtico románico del siglo XII conocido como Puerta Speciosa , una auténtica biblia en piedra, por la cantidad de figuras representadas tanto en sus arquivoltas, como en el friso superior y el tímpano del arco.

 1102 1654 Asimetría en Leire    1102 1659 Leire

  De Leyre, corriendo a Javier, a ver el castillo, al que pensamos que no llegamos, porque cierran a las 17:30 y efectivamente, así es, nos quedamos sin entrar por cinco minutos. Al menos las vistas por fuera ya compensan el haberse acercado hasta aquí. El castillo, construido entre los siglos X y XI, es como de película de miedo. Se supone que aquí nació Francisco Javier, patrón de Navarra, en cuyo honor se celebra todos los meses de marzo una multitudinaria peregrinación hasta el castillo. Tiene adosada una basílica del siglo XIX, que es lo único que podemos visitar.

 1102 1739 Castillo de Javier    1102 1746 Castillo de Javier

  A petición de Marina, cancelamos la visita a Sangüesa a cambio de acercarnos a Pamplona, que no estaba incluida en la ruta. Llevamos toda la semana diciendo a Irene que iba a Pamplona y no está mal que sea verdad.

  Aparcamos en el parking de Aduana y damos un pequeño paseo por el centro (Plaza Castillo, Ayuntamiento, Mercaderes, Estafeta…). Acabamos donde siempre, el Bodegón Sarria, donde gracias a los encantos de Irene, una pareja nos hace sitio en una mesa. Antes de eso, ha habido que comprarla un bocata de jamón en una tienda de productos salmantinos, porque la ha entrado la hambruna. Entre otras cosas, Irene se come un pincho de chistorra del que parece que se va a acordar mientras viva. En total, 18 €.

1102 1952 Castañero navarro  1102 2008 El ayuntamiento de noche 1102 2058 Dándole a la chistorra en el Sarria

  De vuelta al hotel, pasamos por Artajona, donde pensamos ir mañana, pensando que el cerco pueda estar iluminado de noche, pero no es así. Locuras mías.

  Al hotel a dormir y hasta mañana.

Sábado, 3

Palacio Real de Olite – Cerco de Artajona

  Cuando salgo del hotel después de liquidar la cuenta, me encuentro con Marina hablando con una lugareña sorprendida de que desde Madrid hayamos llegado hasta ese pequeño pueblo. La explica que el camino frente al hotel sube a un cerro, donde estuvo el castillo, con buenas vistas de la zona.

  Como está lloviendo otra vez, no podemos subir a verlo, así que bajamos a desayunar a El Poste (pincho de tortilla y bocatín de francesa con jamón, 6,65 €) y al acabar volvemos a Larraga y subimos al cerro, ahora que ya no llueve. Buenas vistas, es verdad, pero del castillo no queda ni una piedra.

  Tiramos para Olite, con intención de llegar al Palacio Real a la visita guiada de las 12:30, saltándonos el paso por Artajona por falta del tiempo. Una vez allí, decidimos no esperar la salida de la visita guiada y cogemos una audioguía para ir a nuestra bola (3 € cada entrada más 8,50 € de la audioguía) .

 1103 1244 Castillo de Olite  1103 1250 Olite  1103 1245 Castillo de Olite

  El Palacio Real de Olite, que visto desde lejos parece hecho con el Exin Castillos, fue mandado construir por Carlos III el Noble al estilo gótico francés imperante en la época, sin reparar en gastos, y fue sede de la corte navarra hasta la conquista de Navarra y su incorporación a la corona de Castilla en 1512. Aquí hay mucho que ver.

1103 1313 Castillo de Olite   1103 1226 En el castillo de Olite

Vamos recorriendo, entre otras, la Sala de los Arcos, la del Rey, la de la Reina, los jardines interiores, y torres por doquier. Irene, como una jabata, sube a todas, la del Homenaje, la de los Cuatro vientos, la de las Tres coronas, etc. En el lado sur, en el exterior del palacio, está el pozo del hielo, donde se acumulaba hielo y nieve para conservar los alimentos y para usos médicos.

1103 1247 Castillo de Olite     1103 1252 Olite desde el castillo

   Cuando salimos del palacio, la iglesia ya está cerrada, y acabamos comiendo en un sitio con una decoración muy curiosa de carteles y fotos de competiciones deportivas antiguas, Los lebreles se llama. Aunque con problemas de desbordamiento por más afluencia de la esperada, comemos razonablemente bien por 28,30 €.

1103 1356 Los Lebreles    1103 1416 Los Lebreles    1103 1431 Los lebreles

                      1103 1618 Cerco de Artajona

  De Olite volvemos hacia atrás para ver, ahora sí, el Cerco de Artajona, impresionante recinto amurallado del siglo XI en lo alto de un cerro. Al llegar arriba estamos solos. Preguntamos en la oficina de información y la encargada nos hace una visita casi personalizada de la Iglesia fortaleza de San Saturnino, templo del siglo XIII que casi parece un castillo, explicándonos perfectamente la historia de la iglesia gótico-románica, con su curioso sistema de recogida de aguas al aljibe por medio de los colectores de la cubierta. En el exterior destaca la portada gótica. Al final, le regala un lápiz gigante de recuerdo a Irene por lo bien que se porta. La visita guiada cuesta 2,70 € por persona.

1103 1621 San Saturnino en Artajona 1103 1702 San Saturnino en Artajona 1103 1708 El martirio de San Saturnino

  Antes y después de la visita a la iglesia, recorremos el perímetro del cerco, que conserva nueve de las catorce torres que tuvo en su día. Está bien conservado y desde la altura hay buenas vistas de los alrededores.

1103 1609 Cerco de Artajona

  Después de hacer cálculos y tener en cuenta la opinión de Marina, descartamos definitivamente la visita a Ujué, donde me apetecía mucho ver la iglesia-fortaleza de Santa María, y tiramos para Soria, que es la propina de nuestra ruta navarra.

  Si os apetece saber lo que pasó por tierras sorianas, pinchad el enlace siguiente
… y de propina, Numancia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s